Sinovitis en la rodilla


La sinovitis es una lesión muy grave para los corredores. La cual puede apartarnos varios meses, inclusive de por vida de este maravilloso mundo que es el running. Ya que una vez que se ha sufrido, es fácil volver a recaer, si no ha sido curada correctamente.

Definición

Inflamación aguda o crónica de la membrana sinovial, especialmente de las articulaciones. Las causas pueden ser diversas: traumatismos, infecciones y enfermedades metabólicas (como la gota), reumáticas o del colágeno. Generalmente se observa una tumefacción (hinchazón) y dolor de la zona afectada, exudación de líquido y una limitación de la movilidad de la articulación.




Síntomas

La articulación se ve hinchada y se siente hinchada o endurecido al tacto. El aumento del flujo sanguíneo que es una característica de la inflamación, hace que el conjunto se sienta caliente. Las células liberan enzimas dentro del espacio articular, que causa más dolor e irritación. Si el proceso continúa durante años, las enzimas pueden digerir poco a poco el cartílago y el hueso de la articulación, que lleva a dolor crónico y cambios degenerativos.

Causas

Los dos causas más comunes son estas.

Por traumatismo: La sinovitis traumática se debe a la lesión de partes blandas provocada generalmente por un golpe fortuito, sin daño específico de alguna de las estructuras de la articulación.

Artritis reumatoide: En el caso de la artritis reumatoide, la membrana sinovial que recubre la articulación se inflama. Las células de la membrana se dividen y crecen.

Diagnóstico

Además de la presentación clínica (articulaciones caliente, roja e hinchada), el diagnóstico puede ser ayudado por el análisis del líquido sinovial. Esta es una prueba que examina el líquido lubricante secretado por la membrana sinovial. La prueba es útil en el diagnóstico de algunos tipos de artritis (principalmente las causadas por la infección, gota , seudogota).
La prueba dura aproximadamente media hora. No es necesario ningún tipo de preparación. Se limpia con antiséptico la piel sobre la articulación. Por lo general, se inyecta un anestésico local. Mediante una aguja fina, el médico extraerá una muestra de líquido para el análisis. Incluyendo el cultivo del líquido si la infección es un diagnóstico posible, y el examen de los cristales para diagnosticar la gota o seudogota.


Tratamiento

La sinovitis es tratada con medicamentos anti-inflamatorios que van desde la aspirina, al ibuprofeno y a los corticosteroides. El tratamiento específico se basa tanto en la supuesta causa de la sinovitis como en la respuesta del paciente y el nivel de tolerancia de un medicamento en particular.

El tratamiento que más rápido alivia al paciente, es la extracción del líquido. Dejando en cavidad los medicamentos adecuados según sea el tipo, lo cual nos damos cuenta por la sintomatología y por la característica del liquido. A una simple observación visual podemos intuir la causa de la sinovitis. Ya que el líquido normalmente debe ser amarillo y transparente, por lo que si tiene sangre pensaríamos en un trauma, si está turbio o purulento en una infección. Los pacientes agradecen de inmediato el gran alivio que sienten y se muestran muy contentos por mitigar del dolor, que por otras vías es casi imposible.




Por último si la lesión persiste, habrá que intervenir quirúrgicamente mediante una sinovectomía artroscópica. Que es la alternativa útil de tratamiento de la sinovitis de rodilla crónica en la AR (artritis reumatoide). Tras el fracaso de la radiación o la chemosynovectomy. De esta manera las juntas se deterioran menos severamente y con menos rapidez después de la sinovectomía.

Conclusión

Así que mucho cuidado cuando se presenten los síntomas típicos de la sinovitis. Pues si no se acude con rapidez a un especialista. Esta puede convertirse en crónica. Apartándonos durante mucho tiempo de nuestros entrenamientos.